Miniatura De Santa Brígida De Suecia, Al Principio De Una Oración Oraciones Países Bajos, S; C 1480

Oraciones poderosas 2020-09-09
Rate this post

oraciones a santa brigida

Recuerda el horror y la tristeza que sufriste sendero al sitio donde te aguardaba una cruz, cuatro clavos y los verdugos en el momento en que toda aquella turba se apretujaba a tu paso, y te golpeaba e insultaba impunemente, haciéndote víctima de las mucho más espantosas crueldades. Pero más te dolía la ingratitud de ellos, que los golpes que te infligían, ya que era exactamente por ellos y por todo el género humano, que llevabas aquella Cruz sobre tus hombros destrozados. ¡Oh Jesús, dulzura de los corazones y deleite del espíritu! Por el vinagre y la hiel amarga que probaste en la Cruz, por amor a nosotros, oye nuestros ruegos. Concédenos la felicidad de recibir dignamente tu sacratísimo Cuerpo y Sangre preciosísima a lo largo de nuestra vida, y asimismo en el momento de la muerte, para servir de remedio y consuelo a nuestras ánimas.

oraciones a santa brigida

Leer mas sobre santamisa aqui.

Oraciones De Santa Brígida A Las Cinco Llagas De Cristo

Brígida muere en 1373 mientras Catalina será testimonio del regreso definitivo del Pontífice Gregorio XI en el 1377. “Santa Brígida, recuerda la Madre Hilaria, no sólo rezó e logró sacrificios, sino que asimismo habló con el Papa en persona, con cardenales y príncipes de europa”. La segunda una parte de la vida de Santa Brígida empieza como viuda. “Llega a Roma en el 1349 para festejar el Año Santurrón del 1350, sobre todo para soliciar la aprobación de las reglas de la Orden que se encontraba fundando”, explica la religiosa. Brígida quería fundar una Orden compuesta por religiosas y religiosos.

[naaa asin=»B00KLDGNE8″]

Leer mas sobre especies endemicas de diversos paises aqui.

Llenamos Tu Gloria Me Rescataste Del Error Me Alumbraste Con Tu Luz Me Redimiste Por Amor Vivo En Tu Gloria Mi Jesús

Por esta amarga Pasión, y por la efusión de tu preciosa sangre, te suplico, oh muy dulce Jesús, que recibas mi alma, cuando yo esté sufriendo en la agonía de mi muerte. ¡Oh Jesús, verdadera libertad de la ciudad de los ángeles y paraíso de exquisiteces! Acuérdate del horror y la tristeza con que fuiste oprimido, cuando tus contrincantes, como leones furiosos, te rodearon con miles de injurias, salivazos, bofetadas, laceraciones, rasguños y otros calvarios inauditos. En consideración a estos tormentos y a las palabras injuriosas, te suplico ¡oh mi Salvador y Redentor! Que me libres de todos mis contrincantes perceptibles e invisibles y que bajo tu protección, hagas que yo alcance la perfección de la salvación eterna.

Lea mas sobre dentistas y ortodoncias aqui.

oraciones a santa brigida

oraciones a santa brigida

«Padre Eterno, por medio de las manos inmaculadas de la Virgen María y del Sagrado Corazón de Jesús, te ofrezco las muchas una cantidad enorme de heridas, los horribles dolores y la preciosísima sangre vertida a lo largo de la flagelación de Jesús, como expiación de mis pecados de la carne y los de toda la raza humana y como protección contra semejantes errores. Que sirvan para ayudarme a preservar mi pureza e inocencia, de la misma la de mis familiares». «Oh, Jesús, deseo rezar en este momento estas siete oraciones uniéndolas al amor con el que Tú santificaste esta oración en Tu corazón.

Te encomiendo, Oh San Judas Tadeo, velar sobre mi cuerpo y alma, tal es así que la malicia y la crueldad del demonio no me puedan dañar y que las cruces y adversidades no me alejen de Dios, sino que me sirvan de ayuda para lograr un día la alegría eterna en el cielo. Oh amado San Judas Tadeo, que con tus manos has sanado, por virtud divina, tantas anomalías de la salud de alma y cuerpo, socórreme en esta debilidad y obtenme del Señor que, si es su voluntad, me sane de esta enfermedad, de modo que logre servirle y alabarle cada días un poco más. 1) Gran Apóstol de Jesucristo, glorioso San Judas, postrado a tus pies te venero con afecto de hijo y te pido me obtengas del Señor el perdón de todos mis pecados, que detesto con mi alma, y asimismo la felicidad especial de la que estoy tan necesitado. Por este Gran Sacrificio y por las angustias y tormentos que padeciste antes de morir, te suplicamos, oh buen Jesús, que poseas misericordia de nosotros en la hora de nuestra muerte, en el momento en que nuestra cabeza esté tremendamente perturbada; y nuestra alma sumergida en inquietudes y angustias.

¡Oh Jesús, Constructor del Cielo y de la Tierra, al que nada puede contener ni limitar! Tú englobas todo; y todo es sostenido bajo tu cariñosa potestad. Acuérdate del mal muy amargo que sufriste cuando los judíos, con gruesos clavos cuadrados, golpe a golpe, clavaron tus sagradas manos y pies a la Cruz. Y no viéndote en un estado suficientemente lamentable para satisfacer su escandalo, agrandaron tus Llagas, agregando dolor sobre dolor. Con indescriptible crueldad, extendieron tu cuerpo en la Cruz. Y con violentos estirones, en toda dirección, dislocaron tus huesos.

A los 18 años de haber muerto, fue declarada santa por el Sumo Pontífice. Sus revelaciones eran tan estimadas en su tiempo, que los curas las leían a los leales en las misas. Se fue a conocer los beatos sitios donde vivió, predicó y murió Nuestro Señor Jesucristo, y allí recibió continuas revelaciones acerca de de qué forma fue la vida de Jesús. Las escribió en entre los tomos de sus revelaciones, y son bien interesantes. En Tierra Santa parecía vivir en éxtasis todos y cada uno de los días. Con su hija Santa Catalina de Suecia se fue a Roma y en esa ciudad continuó 14 años, encargada de la oración, a conocer y asistir enfermos, a conocer como peregrina orante varios santuarios, y a dictar sus revelaciones que están contenidas en ocho tomos (Padeció realmente fuertes tentaciones de orgullo y sensualidad).

oraciones a santa brigida

Por el fiel recuerdo de tu Pasión, que el fruto meritorio de tus sufrimientos sea nuevo en mi alma. Y que en mi corazón, tu Amor aumente cada día hasta que llegue a contemplarte en la eternidad. Tú eres el tesoro de toda alegría y dicha verdadera, que te solicito me concedas en el Cielo. Bendita seáis Vos, Señora mía Virgen María, que con anticipación supisteis que debía ser preso tu Hijo, y después con vuestros benditos ojos lo visteis dolorosamente atado a la columna, azotado, coronado de espinas, clavado desvisto en la cruz, siendo el blanco del desprecio de varios, y apellidado traidor. Déseos toda honra, Señora mía Virgen María, que con dolor visteis a tu Hijo hablaros desde la cruz, y con nuestros benditos oídos afligidamente lo oísteis clamar al Padre en la agonía de la muerte, y dar en sus manos el alma. Alabada seáis, Señora mía Virgen María, que con amargo mal visteis a tu Hijo pendiente en la cruz, lívido desde el radical de la cabeza hasta la planta de los pies, rubricado con su propia sangre y tan cruelmente muerto; y con suma amargura mirasteis traspasados sus pies y manos, y su glorioso costado, y todo su cuerpo destrozado sin ninguna clemencia.

  • Júbilo y alabanza eterna os resulte dada, mi Señor Jesucristo, que enviasteis el Espíritu Beato a los corazones de vuestros acólitos, y aumentasteis en sus almas el inmenso amor de Dios.

Reconocemos con bochorno que somos unos miserables pecadores y que te hemos insultado ¡en tantas ocasiones! Que tememos que tu divina justicia nos condene. Por aquella angustia que padeciste en esos instantes finales de tu Pasión, te rogamos oh nuestro Salvador que no nos abandones en los terrores y dolores de nuestra muerte.

oraciones a santa brigida

oraciones a santa brigida

Realiza un comentario