libro de oraciones catolicas

Oraciones poderosas 2019-08-09

libro de oraciones catolicas

Hoy os traemos un maravilloso relato sobre libro de oraciones catolicas que espero que os encante.

Estas son las Siete Oraciones Más Poderosas de la Historia

Todos nos enfrentamos a circunstancias extraordinarias de vez en cuando. Se nos ha aconsejado que manejemos estos tiempos buscando a Dios en oración y ayuno, para estar especialmente atentos a sus palabras y a la acción del Espíritu Santo. Si somos receptivos a su voluntad, Dios proveerá para nuestras necesidades y nos verá a pesar de todo.

1

La oración puede cambiarte, y cuando cambias, haces que el mundo cambie la forma en que se relaciona contigo.

En tales circunstancias, hacemos bien en centrarnos en las oraciones más poderosas que nos han dado nuestros antepasados. Para tiempos extraordinarios, aquí están las siete oraciones más poderosas de la historia.

libro de oraciones catolicas

Estas oraciones tienen el potencial de cambiar vidas. Algunos incluso han cambiado naciones enteras. Al orar, considere el poder que tiene cada una de estas oraciones y los cambios que pueden hacer en su vida, si las toma en serio.

Padre nuestro — Esta es la oración cristiana por excelencia, dada a nosotros por el mismo Jesucristo. Basta como una oración de toda ocasión que golpea todas las bases. Reconoce la grandeza de Dios, invita a la voluntad de Dios, pide a Dios por nuestras necesidades, y pide perdón cuando prometemos perdonar.

Padre nuestro, que estás en los cielos, santificado sea tu nombre; venga a nosotros tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día, y perdónanos nuestras ofensas, así como nosotros perdonamos a los que nos ofenden, y no nos dejes caer en la tentación, mas líbranos del mal. Amén.

Ave María —

Esta oración es notable porque está dedicada a la Reina del Cielo, María, cuya intercesión es especialmente poderosa. Esta oración notablemente simple tiene pocos elementos, pero todos son tomados de las Escrituras. Alaba a María y pide su intercesión.

libro de oraciones catolicas

Es corto, por lo que puede ser fácilmente memorizado y pronunciado rápidamente, y es la columna vertebral de la devoción del Rosario, que es fácilmente la devoción más poderosa del mundo. Con innumerables milagros y conversiones a su favor, el Ave María es una composición extraordinaria.

Dios te salve María llena de gracia, el Señor es contigo. Bendita tú entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte Amén.

La Oración de Jabes — Esta es una oración que cambia la vida. A menudo se pasa por alto porque está enterrado en una genealogía del Antiguo Testamento y se refiere a una persona que no escribió ningún libro. Fue escrito por Esdras, el autor de 1 Chronicles. La oración es una petición, pidiendo a Dios una bendición de abundancia y protección.

libro de oraciones catolicas

Jabes invocó al Dios de Israel. Si realmente me bendices -dijo-, extenderás mis tierras, tu mano estará conmigo, alejarás el daño y cesará mi angustia». Dios le concedió lo que había pedido. (1 Crónicas 4:10)

La Oración de Jonás para la Salvación — Todos nos enfrentamos a la angustia. Jonás se encontró en el vientre del leviatán, y desde este lugar de total desesperación y desesperanza, clamó por la salvación. ¿Cuántas veces nos encontramos ya en el vientre de la bestia? Sin embargo, incluso desde este lugar podemos clamar al Señor, y aún así Él nos salva.

De mi angustia clamé a Yahvé, y él me respondió: desde el vientre del sepulcro clamé; oísteis mi voz, porque me arrojasteis al fondo, al corazón de los mares, y los ríos se cerraron a mi alrededor. Todas tus olas y olas pasaron sobre mí; entonces pensé:’Estoy desterrado de tu vista; ¿cómo podré volver a ver tu santo Templo?

libro de oraciones catolicas

Las aguas que me rodeaban se elevaban a mi cuello, la profundidad se cerraba a mi alrededor, las algas retorciéndose alrededor de mi cabeza; a las raíces de las montañas me hundí en el inframundo, y sus barras se cerraron a mi alrededor para siempre. Pero tú resucitaste mi vida del abismo, Yahvé mi Dios!
Cuando mi alma se debilitaba cada vez más, Yahvé, me acordé de ti, y mi oración te alcanzó en tu santo Templo.

9 Algunos abandonan su amor fiel adorando a dioses falsos,

10 sino que os sacrificaré con cánticos de alabanza. ¡Cumpliré el voto que he hecho! La salvación viene de Yahweh!

(Jonás 2:3-9)

La Oración de David para la Liberación —

Perseguido por su propio hermano, David oró para que Dios lo liberara de sus enemigos. Parece que la mayoría de nosotros tenemos enemigos que por un retorcido sentido de la justicia, o tal vez por el mal, tratan de destruirnos. En lugar de buscar la misericordia y el acuerdo común, creen que sólo pueden estar satisfechos con nuestra caída. Cuando nos enfrentamos a tal maldad, podemos pedirle a Dios que nos proteja.

Yahvé, cuántos son mis enemigos, cuántos son los que se levantan contra mí,
Pero tú, Yahvé, el escudo a mi lado, mi gloria, levantas mi cabeza; yo clamo a Yahvé; él responde desde su santo monte.
En cuanto a mí, si me acuesto y duermo, me despertaré, porque Yahweh me sostiene; no tengo miedo de las personas en sus miles y miles, que se agolpan contra mí dondequiera que me vuelva. Golpeas a todos mis enemigos en la cara, rompes los dientes de los malvados.

8 En Yahvé está la salvación, en tu pueblo, tu bendición.

(Salmo 3)

Oración a San Miguel Arcángel – Hay pocas palabras que el diablo debe odiar para escuchar tanto como estas. San Miguel es el defensor de todos los fieles, y su espada es rápida y afilada. Cuando se enfrentan al mal, estas palabras invocan la protección de San Miguel e invitan a su increíble intercesión.

Santo Miguel, el Arcángel, defiéndenos en la batalla. Sé nuestra protección contra la maldad y las trampas del diablo. Que Dios lo reprenda, humildemente oramos; y tú, oh Príncipe de las huestes celestiales, por el poder de Dios echas en el infierno a Satanás y a todos los espíritus malignos que vagan por el mundo buscando la ruina de las almas. Amén.

Jesús en Getsemaní —

Esta oración es quizás la más simple, pero la más profunda que uno puede recitar. Hablada por Jesús, demuestra cómo debemos aceptar la voluntad de Dios, incluso cuando no nos gusta. Aceptando la voluntad de Dios, podemos ser transfigurados. A veces, la copa viene a nosotros, hágase tu voluntad.

«Padre, si estás dispuesto, aleja esta copa de mí. Sin embargo, que se haga tu voluntad, no la mía».

(Lucas 22:42)

Si quieres más info sobre el sitio web de oraciones poderosas , te recomiendo visitar el enlace
Oración a Jesús Misericordioso

¿Cómo orar a Dios?

Oración diaria

Oraciones católicas cortas

Oraciones catolicas

Oración a Dios

¿Cómo orar a Dios?

Oración a Jesús

Oraciones católicas básicas

Oraciones poderosas

Realiza un comentario