Iglesia Católica


catholic prayers

Señal de la cruz

Estas se encuentran entre las preguntas más fundamentales de la vida. Una de las mejores formas de responder a cada una de estas preguntas es a través de las enseñanzas espirituales de San Ignacio de Loyola.

A continuación se muestra una lista de hermosas y poderosas oraciones católicas. Para que estas palabras se conviertan en oración verdadera, deben ser reflexionadas, entendidas, entendidas y la oración debe provenir de las profundidades de su alma. La próxima vez que tenga la oportunidad de orar en silencio, tome una o más de estas hermosas oraciones y pase tiempo con ellas. Deja que se convierta en tu propia oración personal y deja que Dios te hable y te fortalezca a través de ella. De manera similar a la flexibilidad de la práctica de la Oración de Jesús, no se impone una estandarización de su forma.

catholic prayers

La práctica mística no conduce a percibir representaciones de Dios. Así, el medio más importante de una vida consagrada a la oración es el nombre invocado de Dios, como lo enfatizan desde el siglo V los anacoretas tebaidas o los posteriores hesicastas atonitas. Para los ortodoxos, el poder de la oración de Jesús proviene no solo de su contenido, sino de la misma invocación del nombre de Jesús.

católico

La oración puede ser tan corta como «Señor, ten piedad», «Ten piedad de mí» («Ten piedad de nosotros»), o incluso santa misa «Jesús», hasta su forma más común y más larga. También puede contener una llamada a la Theotokos oa los santos.

Una fórmula similar a la forma estándar de la Oración de Jesús se encuentra en una carta atribuida a Juan Crisóstomo, quien murió en el año 407 d.C. Esta «Carta a un abad» habla de «Señor Jesucristo, hijo de Dios, ten piedad» y » Señor Jesucristo, hijo de Dios, ten piedad de nosotros «siendo utilizados como oración incesante. Sin embargo, algunos consideran que esta carta es dudosa o falsa y la atribuyen a un escritor desconocido de fecha desconocida. La oración del corazón se considera la oración incesante que el apóstol Pablo propugna en el Nuevo Testamento. Teófano el Recluso consideró la Oración de Jesús más fuerte que todas las demás oraciones en virtud del poder del Santo Nombre de Jesús.

catholic prayers

La segunda parte contiene sesenta y nueve meditaciones guiadas sobre los temas que San Ignacio recomienda para su retiro de 30 días. Estas meditaciones fueron escritas usando los métodos de meditación, contemplación y aplicación de los gloria rezo sentidos que son enseñados por San Ignacio y se utilizan idealmente durante una hora santa de adoración o en su tiempo de oración tranquila cada día. ¿Cómo puede cumplir mejor la misión de su vida y darle a Dios la mayor gloria?

Este lugar, llamado «el mundo de los espíritus», incluye «paraíso» para los justos y «prisión» para los que no conocen a Dios. Los espíritus en el paraíso sirven como misioneros a los espíritus en prisión, quienes aún pueden aceptar la salvación.

La práctica de la Oración de Jesús está integrada en la ascesis mental que realiza el monástico ortodoxo en la práctica del hesicasmo. Sin embargo, la Oración de Jesús no se limita solo a la vida monástica o al clero. Cualquiera puede practicar esta oración, laicos y clérigos, hombres, mujeres y niños. La práctica hesicastica de la Oración de Jesús se basa en la visión bíblica según la cual el nombre de Dios se concibe como el lugar de su presencia.

catholic prayers

En este sentido, la prisión espiritual puede conceptualizarse como una especie de purgatorio. Además de escuchar el mensaje de los espíritus misioneros, los espíritus encarcelados también pueden aceptar el bautismo póstumo y otras ordenanzas póstumas realizadas por miembros vivos de la iglesia en los templos de la Tierra. Esto se conoce con frecuencia como «bautismo por los muertos» y «obra la virgen de guadalupe del templo». Los miembros de la Iglesia creen que durante los tres días posteriores a la crucifixión de Cristo, predicó su evangelio a los habitantes de la prisión espiritual. Después de la muerte, la teología reformada enseña que a través de la glorificación, Dios «no solo libera a su pueblo de todo su sufrimiento y de la muerte, sino que también los libera de todos sus pecados».

Sin embargo, los justos y, según algunos, también los pecadores entre el pueblo de Israel por quienes Abraham intercede porque llevan la señal abrahámica del pacto no son dañados por el fuego del Gehena, incluso santa misa cuando se les pide que pasen por el intermedio. La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días enseña sobre un lugar intermedio para los espíritus entre su muerte y su resurrección corporal.

  • Por ejemplo, el Directorio de Adoración de la Iglesia Presbiteriana de EE.
  • En general, los cristianos orientales católicos y ortodoxos eligen a un individuo en quien confiar como su guía espiritual.
  • En la práctica general, después de que uno se confiesa a su guía espiritual, el párroco cubre la cabeza de la persona con su Epitrachelion y lee la Oración de Absolución, pidiendo a Dios que perdone la transgresión del individuo.
  • En la mayoría de los casos, es el párroco, pero puede ser un starets.
  • No es raro que una persona confiese sus pecados a su guía espiritual con regularidad, pero solo busque al sacerdote para leer la oración antes de recibir la Sagrada Comunión.

En la glorificación, los cristianos reformados creen que los difuntos son «resucitados y hechos como el cuerpo glorioso de Cristo». El teólogo reformado John F. MacArthur ha escrito que «nada en las Escrituras ni siquiera insinúa la noción del purgatorio, y nada indica que nuestra glorificación será de alguna manera pictórica». La misma práctica aparece en otras tradiciones, como la práctica budista china medieval de hacer ofrendas en nombre de los muertos, que se dice que sufren numerosas pruebas. Los católicos interpretan la Biblia (libro dado por Dios) de acuerdo con la Tradición. La tradición es la transmisión de la vida y la enseñanza de la iglesia primitiva, como se registra especialmente en los escritos de los Padres de la Iglesia que vivieron en los primeros siglos.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.